Mitos sobre el emprendimiento

5 mitos sobre el emprendimiento

Es sabido que el 90% de las nuevas empresas mueren. ¿Qué tiene el 10% que no tenga el 90%?

Se nos enseña que tener éxito como empresario consiste en trabajar ridículamente más duro que nadie y persistir más allá de los desafíos. Entonces, y sólo entonces, lo lograrás. Eso es un montón de tonterías.

Creo que hay un factor por encima de los otros que permite un gran éxito: la honestidad brutal. Desafortunadamente, nos alimentan mentiras en forma de citas inspiradoras e historias de cuento de hadas sobre el espíritu empresarial, que nos tientan a no participar de la honestidad brutal.

¿Qué es la honestidad brutal? La honestidad brutal se trata de ser extremadamente consciente de sí mismo para que usted pueda escuchar la real retroalimentación que el mercado le está diciendo, y corregir el curso antes de que sea demasiado tarde. Esta es la verdadera prueba del espíritu empresarial, ya que derribar los muros que construiste con tu sangre, sudor, lágrimas (y fondos limitados) no es para los débiles de corazón.

Aquí están las cinco mejores mentiras que te dan de comer como empresario y cómo combatirlas con la mentalidad correcta:

 

  1. Escuche los datos

Ya sea el Lean Startup de Eric Reis o los incontables otros libros empresariales modernos sobre enfoques ágiles/limpios para construir negocios, el énfasis en los datos puede ser peligroso. Muchos empresarios interpretan esto como entrar en los cuadros de mando de Google Analytics o Mixpanel, a menudo ignorando las suposiciones subyacentes y a menudo simplemente reforzando sus creencias existentes (es decir, sesgo de confirmación o leyendo los datos para demostrar lo que ya cree). Mientras que los datos son esenciales, los datos más importantes son los que escupen por el cerebro, no por la computadora. Los datos en la pantalla están llenos de suposiciones subyacentes poco fiables. La única manera de ser brutalmente honesto es tomar estos datos digitales y forzarse usted mismo a crear conclusiones humanas realistas y autocríticas sobre lo que significan los datos.

 

  1. Sigue tus sueños

¿Realmente voy a discutir con esto? Sí, lo haré. Estoy completamente de acuerdo en que uno debe seguir sus sueños, no importa cuán locos y poco realistas sean, pero es absolutamente crítico para su éxito hacer una distinción importante sobre qué aspecto del sueño usted seguirá. Esta es la parte que requiere una honestidad brutal. En mi experiencia, el éxito tiende a seguir a los empresarios que tienen una idea descabellada que quieren hacer realidad, pero permanecen totalmente abiertos a los caminos específicos que tomarán para llegar a ese destino. La diferencia es “Quiero cambiar esta industria” vs.”Quiero cambiar esta industria, pero debo empezar con esto”.

 

  1. Véndelo y vendrán

Muchos empresarios en sus primeras etapas intentan arrasar su mercado con el marketing jazzy. Esto no puede funcionar sin una honestidad brutal. La honestidad se trata de preguntarle a su audiencia sobre por qué necesitan y no simplemente invertir dinero en marketing y creer que su mercado “se dará la vuelta”. He visto a demasiadas compañías quedarse sin capital invirtiendo dinero en tácticas de marketing sin escuchar primero a su audiencia. Esto no significa que no esté siendo paciente con las tácticas de marketing. Sólo significa que usted está escuchando intensamente las “micro reacciones” de su audiencia para poder ajustar y optimizar el limitado capital que tiene.

 

  1. Haga toneladas de investigación de mercado hablando con sus clientes potenciales

Este es otro mito que se alimenta constantemente de la comunidad de expertos emprendedores. La verdad brutalmente honesta es que llevar a cabo una investigación de mercado tradicional con encuestas, focus groups y conversaciones abiertas, aunque siendo útil de alguna manera, podría confundirlo para construir un negocio sobre una base débil. La realidad es que la investigación de mercado requiere el poder del contexto. Para tener éxito, usted necesita la verdad brutal de su mercado y la única manera de obtener la real retroalimentación es tratando de lanzar un producto mientras le pide a su audiencia que pague por él. Sólo cuando el producto se sienta real para su audiencia, obtendrá la retroalimentación crítica que necesita para tener éxito. Incluso si no está seguro de lo que el producto va a ser, tiene que “hacerlo real” tan pronto como pueda y pedirle a la gente que pague por él.

 

 

  1. La suerte es un mito

También conocido como “Hago mi propia suerte” o “Cuanto más trabajo, más suerte tengo”. Todas estas declaraciones son falsas. El concepto de suerte existe, pero la verdadera palabra es el tiempo. El tiempo determina si la puerta correcta se abre exactamente cuando usted lo necesita, o si la persona clave entra en su vida o si su producto resuena con su cliente dado todos los otros factores en el mundo en ese momento. Y a pesar de nuestros mejores intentos, la mayoría de las veces, el tiempo está fuera de nuestro control directo. Lo único que podemos hacer es mantenernos vivos el tiempo suficiente, con la visión delirante de hacia dónde queremos ir, y un plan táctico abierto, e intentar aumentar nuestras probabilidades basadas en el tiempo. Es verdad que “cuanto más duro trabajas, más suerte tienes”, pero eso es porque con el trabajo duro, estás aumentando la probabilidad de que tus esfuerzos se crucen con la oportunidad en el momento exacto. Se necesita una honestidad brutal para separar las nociones místicas como “suerte” y llamarlas por lo que realmente son — la intersección espontánea de sus esfuerzos con los momentos correctos en el tiempo.

Estos son algunos mitos comunes que he encontrado en la ideología empresarial y motivacional popular. La solución central para estos mitos es el compromiso perpetuo con la honestidad brutal. Es lo más difícil de hacer como empresario. Por ejemplo, tal vez ha gastado millones para construir un producto y ahora sus oídos honestos le están diciendo la real retroalimentación del mercado, que necesita destruir todos tus esfuerzos y reconstruirlo (de nuevo).

 

 

Artículo traducido y adaptado de Entrepeneur

 

Francisco Esteban Pérez Yoma es un ingeniero y empresario chileno del sector inmobiliario. Estudio en el Saint George’s College y en la Universidad de Chile, donde se tituló como Ingeniero Civil.