6 razones por las que no necesita un socio para empezar su negocio

6 razones por las que no necesita un socio para empezar su negocio

Las personas que comienzan su camino empresarial a menudo sienten la necesidad de asociarse con alguien antes de crear una empresa. Eso es lo que hice cuando empecé en diciembre de 1999 aprendí de ello, asociarse a alguien puede crear más estrés y dificultades para usted y su empresa que emprender solo.

Los empresarios son mucho más propensos a meterse en problemas o fracasar si convierten a alguien en un socio de negocios por las razones equivocadas: creer que la persona tiene una cierta experiencia que ellos sienten que les falta o simplemente porque tienen miedo de hacerlo solos.

No estoy diciendo que usted no debería contratar a personas con experiencia especial o recompensar a personas que hacen contribuciones especiales. Y también sé lo solitario que a veces puede ser el camino empresarial. Pero ninguna de esas razones por sí solas justifica que alguien se convierta en su socio de negocios.

Éstos son algunos de los grandes problemas a los que puede enfrentarse si elige al socio equivocado:

 

  1. Ética de trabajo diferente

Muchos empresarios se encuentran trabajando con socios que no comparten su entusiasmo o pasión por el negocio. Los socios que no pueden cumplir con los plazos de entrega, dar seguimiento a los clientes o cumplir con sus responsabilidades pueden arruinar una nueva empresa. Los socios poco éticos también pueden contribuir a la caída de un negocio. Aunque usted espera conocer a sus socios de antemano, es posible que no se dé cuenta de sus verdaderas intenciones hasta que hayan dañado su reputación o en el peor de los casos robado dinero.

 

  1. Falta de experiencia

Algunos socios de negocios no tienen la experiencia o las habilidades para hacer su trabajo con éxito. Usted necesita contar con su socio para obtener resultados y cuando esto no sucede, lleva a clientes enojados e insatisfechos y empleados confundidos.

 

  1. Desacuerdo sobre la dirección

Por otro lado, un socio motivado, talentoso y brillante puede causar problemas si no está de acuerdo con los objetivos a largo plazo de la empresa. Esto puede llevar semanas e incluso meses discutiendo sobre decisiones clave. Los desacuerdos consumen tiempo, recursos, causan estrés a los empleados confusos y llevan a prácticas comerciales inconsistentes.

 

  1. Compartir las ganancias

Los empresarios comparten las ganancias con los socios cuando estos aportan valor adicional a la empresa. Si su socio no genera ningún incremento en el negocio lo suficiente para justificar su participación, no debería recibir parte de los beneficios. Si usted hace la misma cantidad de dinero con un socio como lo hace sin un socio, es posible que haya seleccionado a la persona equivocada para ayudarle a manejar su negocio.

 

  1. Responsabilidad por las acciones de su socio

Asuma la responsabilidad de lo que ocurra en su negocio. Si su socio viola cualquier ley, usted también puede terminar en el tribunal. Esto puede conllevar multas, costosas demandas y responsabilidades por daños y perjuicios en los que usted no ha participado.

Cuando tiene un interlocutor comercial, tiene el estrés añadido de asegurarse de saber todo lo que su interlocutor está haciendo. Incluso si usted y su socio confían el uno en el otro, usted tiene que monitorear el trabajo de su socio para evitar la negligencia, y el mal uso.

 

  1. Su reputación está en juego.

Incluso si su socio no infringe la ley, sus acciones pueden volver a atormentarlo. Un socio turbio o deshonesto puede llevar a una desconfianza generalizada de su empresa, lo que podría causar un daño real a su reputación empresarial y personal.

Considere cuidadosamente si necesita un socio de negocios y qué beneficios le aportarán a usted y al negocio antes de firmar. Yo personalmente, soy mucho más exitoso, feliz y creativo sin un socio.

 

Artículo traducido y adaptado de Entrepeneur

 

Francisco Esteban Pérez Yoma es un ingeniero y empresario chileno del sector inmobiliario. Estudio en el Saint George’s College y en la Universidad de Chile, donde se tituló como Ingeniero Civil.