Empresario de exito

Convertirse en empresario es fácil pero tener éxito no lo es

Emprender es una palabra impresionante, una palabra llena de optimismo y la perspectiva de alegría y riqueza. Los millenials y veteranos ven el mundo empresarial con gran entusiasmo, esperanza y energía. Es su camino hacia la libertad y el éxito.

Ya sabe cómo funciona. Sólo tiene que tener una idea, empaquetar su producto, encontrar clientes, venderlo y luego esperar junto al cajero automático para que el torrente de efectivo aterrice directo en su cuenta bancaria.

El camino empresarial es una carrera digna, pero es una carrera dura. Los empresarios exitosos que conoce son gente inteligente y trabajadora. Trabajaron duro para llegar a donde están hoy. No es que empezar sea tan difícil. En el mundo actual de Internet, es más fácil lanzar una startup que hacer un entrenamiento de cinco minutos. Quiero decir, con unos pocos clics desde su cama, usted puede comenzar su negocio en línea. Puede ejecutarlo mientras viaja, con su Smartphone. Lanzar un negocio no es el problema. Volverlo en un imperio exitoso si lo es.

 

Su idea podría ser una mera alucinación.

Sólo porque usted soñó con construir esa empresa multimillonaria no significa que, cuando convierta sus ideas en productos e inyecte algo de dinero para comercializarlos, se convertirá en la próxima historia de éxito en su nicho. El mundo empresarial está lleno de incertidumbres.

No hay garantía de que su mercado objetivo se enamore sus productos. No hay garantía de que usted obtendrá una ganancia en su primer año (o el segundo, o nunca). No hay garantía de que se convierta en la próxima historia de éxito en su industria.

Cuanto antes acepte este hecho, antes desarrollará los hábitos resistentes de los empresarios exitosos. Los empresarios exitosos saben que los errores son inevitables y el fracaso siempre es posible. Eso potencia su pasión para seguir construyendo y refinando sus ideas hasta que tengan éxito.

Así que ejecute sus sueños e ideas, porque, como dice el autor y líder del pensamiento Robin Sharma:”La idea sin ejecución es una ilusión”. Sus ideas podrían no venderse. Sólo tiene que tomar el riesgo. Construya, lance y trabaje incansablemente para tener éxito en su nueva y larga carrera.

El espíritu empresarial es un trabajo de 7 a. m. a 7 p. m.

 

¿Qué pasará si cree que el camino emprendedor es una carrera fácil?

La dolorosa verdad es que construir su negocio es más complejo, tedioso y consume más tiempo que su trabajo normal.

Empresarios exitosos, sabiendo que son sus propios jefes, se despiertan temprano cada mañana y se presentan todos los días durante largas horas para pensar, crear e inventar para sus clientes.

No es nada fácil. Tienen que moler, competir en el mercado y conseguir sus productos delante de sus clientes potenciales. Tienen que arrebatar a algunos de los clientes de sus competidores y tienen que promocionar su marca al mundo. Luchan por encontrar aún más horas para lograr estos objetivos, o fracasan lamentablemente en el campo de los negocios.

Eso es lo que hay que hacer para sobrevivir como empresario.

 

La dilación es su mayor enemigo.

Todo hombre o mujer de negocios tiene numerosos enemigos: competidores, fondos insuficientes, voluntad inadecuada, pero el mayor enemigo de todos ellos es la dilación.

Puede que tenga una gran idea. Usted puede ser el emprendedor más brillante de su industria. Usted puede tener un par de inversores dispuestos a invertir en su startup.

Todo esto es importante cuando está construyendo una empresa exitosa, pero debe tener la disciplina para ejecutar. Si no lo haces, créeme, ninguna de estas cosas importará porque el secreto para construir su empresa radica en su productividad.

 

¿Está dispuesto a sacrificar su vida?

Tener un negocio es mucho más que trabajar unas horas los fines de semana, ganar unos cuantos dólares y estar en el sofá con sus seres queridos por el resto de la semana. Para construir un negocio necesita estar dispuesto a sacrificar mucho.

Steve Jobs era un hombre lleno de pasión, amor y admiración por un producto que le puso el nombre de su fruta favorita: Apple. Amaba su producto como una madre ama a su hijo. Hizo muchos sacrificios por ello porque se dio cuenta de que era la única manera de “hacer mella en el universo”.

Jobs dedicó toda su vida a la construcción de Apple. Él dejaba a su familia en las horas de la madrugada para presentarse ante cualquier otra persona en la sede central de Apple en California. Se quedaba después de las horas de trabajo para hacer una lluvia de ideas, refinar y reforzar sus muchas ideas sobre la empresa, apenas llegando a casa para cenar con su esposa.

En resumen, sacrificó su vida por ello. Pero su legado permanece hasta nuestros días. Ya sea que esté construyendo el nuevo iPhone o simplemente comenzando como freelance, prepárese para verter su sudor, sangre y vida. Puede que no se des cuenta de que es necesario, pero lo es.

Esa es la única manera de dominar el oficio, de sobrevivir o de durar mucho tiempo como empresario. Eso es lo que debe hacer si se toma en serio la idea de convertirse en un empresario exitoso.

Sacrificio. Si usted no está dispuesto a sacrificarse por sus clientes, elimine la palabra “éxito” de su vocabulario.

 

 

Artículo traducido y adaptado de Entrepeneur 

 

Francisco Esteban Pérez Yoma es un ingeniero y empresario chileno del sector inmobiliario. Estudio en el Saint George’s College y en la Universidad de Chile, donde se tituló como Ingeniero Civil.