diferencias empresario hombre negocios

9 diferencias entre un empresario y un hombre de negocios

¿Es usted un hombre de negocios o un empresario? ¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la diferencia entre ambos? De seguro que sí y es porque, en realidad, tienen muchas similitudes. Pues, los dos proporcionan empleo, brindan soluciones a los consumidores y ayudan a desarrollar la economía del país. Sin embargo, no son el mismo tipo de persona. A continuación conocerá cuáles son los 10 aspectos que diferencian a uno del otro.

 

  1. La originalidad de la idea

Un hombre de negocios crea su empresa a partir de una idea no original de producto o servicio. Es decir, opta por elegir franquicias y ventas al por menor. Asimismo, elige una propuesta rentable sin importar lo común que sea. A diferencia de un empresario, quien es un inventor que inicia desde cero e invierte su tiempo, energía y dinero en busca de una idea distinta.

 

  1. El objetivo

La mayoría de los hombres opta por hacer negocios con fines de lucro, ya sea para ganarse la vida, alcanzar sus metas financieras o convertirse en su propio jefe. Sin embargo, hay algunos que no están orientados a las ganancias sino a las personas. Por ello, están más preocupados por el bienestar de sus trabajadores y la satisfacción de sus clientes.

Los empresarios están más preocupados por cambiar el mundo, perseguir su pasión y alcanzar un objetivo final. Por eso, no están interesados en los beneficios financieros, por lo contrario, se centran en lo que pueden ofrecer al mundo.

 

  1. Los riesgos

Un negociante asume riesgos calculados y gestionados, puesto que no puede perder dinero o caer en la bancarrota. En cambio, los empresarios prefieren tomar decisiones más riesgosas. Debido a que no están pendientes de lo que pueden o no perder. Además, el que lo realicen con alegría y pasión, les genera recompensas extraordinarias.

 

  1. El trato con los colaboradores

El dueño de un negocio es el empleador y gerente, que contrata trabajadores con el propósito que su empresa crezca. Por otro lado, un empresario es un amigo y líder, que busca compañeros, a quienes nunca tratará como máquinas. Por lo contrario, los invita a que lo ayuden a crecer.

Sea un mejor líder para su equipo de trabajo, complementando la información con este artículo: Desarrolle su liderazgo con estos 8 consejos.

 

  1. Sobre cómo trata a los clientes

Un hombre de negocios, usualmente, ve a los clientes como su fuente de ventas e ingresos. Ya que para él, son el alma de su negocio. A diferencia de un empresario ve a los consumidores o usuarios como su fuente de deber y cumplimiento.

 

  1. El enfrentamiento con la competencia

El negociante se esfuerza por vencer a sus competidores y ser el mejor en su rubro. En cambio, un empresario se esfuerza por vencer a su peor competidor, a sí mismo.

 

  1. El pensamiento sobre el dinero

Perder dinero es una de las mayores preocupaciones de todo aquel que inicia su pequeña empresa. Puesto que la mayoría de los propietarios dependen de una buena economía para iniciar, operar y alcanzar el éxito. Especialmente en la industria minorista, de franquicias y de financiamiento. En cambio, los empresarios no se preocupan mucho por el factor monetario, ya que siempre pueden empezar de cero.

 

  1. Disposición del tiempo

Un hombre de negocios no pierde el tiempo, siempre está revisando el reloj y no quiere que ningún trabajo se retrase. Por lo contrario, un emprendedor trabaja como un artista o un científico en un laboratorio. Es decir, su producto es su obra maestra. Es por ello que puede ser más lento, por lo tanto, demorará más tiempo en terminarlo.

 

  1. La visión del mundo

Todo negociante ve el mundo como una oportunidad para ganarse la vida y ayudar a las personas que le interesan, mientras que un empresario ve el mundo como un deber y no como una oportunidad.

 

Artículo traducido y adaptado de Authority Website Income.

Francisco Esteban Pérez Yoma es un ingeniero y empresario chileno del sector inmobiliario. Estudio en el Saint George’s College y en la Universidad de Chile, donde se tituló como Ingeniero Civil.