francisco perez yoma franquicias

¿Es rentable adquirir una franquicia?

Muchas personas piensan que la compra de una franquicia es una manera segura de convertirse en millonario, pero en realidad, hay una serie de razones por las que convertirse en un franquiciado no es algo tan maravilloso como usualmente se piensa. En este artículo, echaremos un vistazo a algunas consideraciones importantes antes de lanzarse de cabeza a la compra de una franquicia.

 

Costos y regalías

Los costos de puesta en marcha y los derechos de regalías pueden poner un grave obstáculo en el bolsillo del franquiciado. Por ejemplo, al abrir un McDonald’s, el franquiciado no solo debe pagar dinero por el local, sino que también debe pagar una cuota de franquicia de $ 45,000 por el derecho a operar el negocio por un período de 20 años. Después de 20 años, asumiendo que la compañía se compromete a renovar el contrato, se cobrará otra cuota de franquicia de $ 45,000. En 2017, el diseño monetario total para abrir una franquicia de McDonald’s puede variar desde $ 1 millón hasta $ 2.2 millones.

El verdadero dolor de cabeza, sin embargo, es la cuota de regalías. Así es como funciona: Cada año, los franquiciados deben pagar a la franquicia un honorario equivalente al porcentaje de ventas. También significa que no importa cuán exitoso seas como propietario de un negocio y lo innovador que eres al generar ingresos, siempre tendrás dos socios: el Tío Sam y la sede de la compañía.

La parte desafortunada es que las tasas de regalías son bastante estándar en el mundo de las franquicias. De hecho, Burger King cobra a sus franquiciados 4,5% de las ventas, además de una cuota de franquicia de 50.000 dólares. Dunkin ‘Donuts pide hasta un 5,9% de las ventas de cada año, además de una cuota de franquicia que puede variar entre $ 40.000 a $ 90.000, Dependiendo de la ubicación. Al sumar la nómina, los costos de alimentos y los impuestos – además de estos derechos – es fácil ver por qué la vida como franquiciado puede no ser la vida de lujo que imaginaba.

 

Costos elevados de materias primas

Con el fin de mantener la coherencia entre sus ofertas, la mayoría de las franquicias insisten en que sus franquiciados compren materias primas directamente de ellos o de un proveedor con el que tienen una relación “especial”, lo que significa que reciben alguna ganancia en lo que ordenan los franquiciados. En cualquier caso, los precios que cobran por estos insumos (ya sea la empresa o el proveedor) a menudo son mucho más altos que en cualquier otro lugar.

De hecho, no es raro que algunos franquiciados de comida rápida paguen un 5-10% por encima del valor de mercado prevaleciente por una caja de lechuga o tomates, u otros productos que fácilmente podrían ser comprados en otra parte. Después de todo, producir es producir, ¿verdad? Es bastante consistente de vendedor a vendedor. El punto es que en un año, la prima que un franquiciado tendrá que pagar por las materias primas puede equiparar a muchos dólares.

Además, si el franquiciado decide ir a otro lugar a comprar los insumos o materia prima y viola el contrato inicial, la franquicia tiene el derecho legal de terminar la relación y, teóricamente, el franquiciado podría perder toda su inversión.

 

Falta de financiamiento

La mayoría de las franquicias no proporcionan financiamiento. Esto significa que el franquiciado probablemente tendrá que gastar todos sus ahorros u obtener alguna otra fuente de financiamiento (como un préstamo para pequeñas empresas). En otras palabras, el franquiciado está por su cuenta.

 

Falta de control del territorio

Mientras que la mayoría de las franquicias limitarán el número de tiendas que abrieron en un área dada debido al temor de la saturación del mercado, muchas otras franquicias intentarán hacer caber el mayor número de locales por área como les sea posible. Es por eso que no es raro ver cinco locales diferentes de McDonald’s dentro de un área de cinco millas – el jefe corporativo está tratando de exprimir hasta el último dólar del territorio. Pero el franquiciado individual es realmente el que sufre. Cada vez que una nueva ubicación se abre muy cerca, su mercado potencial se reduce esencialmente a la mitad.

 

Sin libertad creativa

Las franquicias exigen uniformidad. De hecho, todo desde la decoración en la tienda, la señalización, los productos ofrecidos y los uniformes que los empleados usan son dictados por la franquicia. Para una persona que le gusta ser creativa esto puede ser bastante frustrante. Desafortunadamente casi todas (si no todas) las franquicia tienen requisitos similares. Por lo tanto, si te gusta ser tu propio jefe, una franquicia probablemente no es para ti.

 

Mala ubicación

Usted probablemente ha escuchado muchas veces que “la ubicación, la ubicación, la ubicación” es el factor más importante para determinar el éxito o fracaso de cualquier negocio. El punto es que a menos que la franquicia se establezca en un lugar estratégico que favorezca al negocio, el franquiciado tendrá un tiempo increíblemente difícil tratando de hacer que todo funcione.
Aunque las franquicias pueden ser capaces de hacer un estudio demográfico rápido y medir si existe una buena probabilidad de éxito en una ubicación, rara vez conocen el área tan bien como los lugareños.

 

La Recta final

Adquirir una franquicia es una decisión seria que debe hacerse con cuidado. Si usted está buscando comprar una aprenda todo lo que pueda sobre la compañía, sus productos, el país o la ciudad donde piensa empezar. Incluso un gran producto y una gran ubicación no garantizan el éxito, así que asegúrese de estar consciente de todas las dificultades de ser un franquiciado antes de tomar el riesgo.

 

 

Artículo traducido y adaptado de Investopedia

 

Francisco Esteban Pérez Yoma es un ingeniero y empresario chileno del sector inmobiliario. Estudio en el Saint George’s College y en la Universidad de Chile, donde se tituló como Ingeniero Civil.