los secretos de grandes lideres

5 secretos de grandes líderes

Cuando piensa en el mejor jefe que ha tenido, ¿qué es lo que él o ella hizo para crear un ambiente de trabajo inspirador para usted? ¿Cómo actuó él o ella para permitir su alto rendimiento y alto compromiso cada día?

He hecho estas preguntas a miles de personas en mis diversos programas de liderazgo y conferencias. Las respuestas que siempre he escuchado son consistentes. Los grandes jefes hacen cinco cosas vitales diariamente para crear inspiración en el lugar de trabajo y servir bien a sus empleados.

Antes de compartir estos cinco secretos, permítanme hacerles una pregunta diferente: ¿Dirían sus empleados, hoy, que usted es su mejor jefe? La respuesta puede no ser un “sí” rotundo de todos los empleados.

Los empresarios de hoy en día invierten una gran cantidad de tiempo y energía en sus negocios. Si usted es como muchos propietarios de pequeñas empresas, piensa más en sus productos y servicios que en la cultura de su empresa. La cuestión es que la cultura, la calidad de su entorno de trabajo, la comunicación interna y las relaciones que tiene con sus empleados, impulsa todo lo que sucede en su organización, sea bueno o malo.

Los grandes jefes se aseguran de que el ambiente de trabajo de su empresa se base en la confianza y el respeto. Esos jefes modelan la confianza y el respeto diariamente, y requieren que los miembros del equipo demuestren confianza y respeto en cada interacción, entre sí y con los clientes.

Entonces, ¿qué se necesita para ser un gran jefe? Para hacer posible esto debemos tomar en cuenta el crecimiento, las relaciones, la excelencia, la responsabilidad y el trabajo en equipo.

 

  1. Inspirar el crecimiento

Los grandes líderes ayudan a los empleados a desarrollar las habilidades necesarias y eliminar las anticuadas. Ayudan a los empleados a probar nuevos enfoques que pueden aumentar la calidad y la eficiencia. Los grandes jefes exigen a los empleados altos estándares de rendimiento y puntualidad en la entrega. Se aseguran de que los empleados vean el negocio desde el punto de vista de sus clientes para que el gran servicio sea posible de alcanzar. De esta manera inspiran a sus colaboradores a lograr sus objetivos y a cumplir los plazos establecidos en el trabajo, mientras mantienen la motivación.

 

  1. Relaciones de honor

Saben que las relaciones positivas basadas en valores compartidos crean confianza y respeto. Entienden que sin confianza y respeto mutuos, la cooperación en el lugar de trabajo desaparece. Los grandes jefes exigen cortesía como un estándar mínimo para el comportamiento hacia sus compañeros y clientes en el lugar de trabajo, pase lo que pase. Crean “reglas” claras para asegurar un trato justo y amable a todos. Sin esta regla no se podría crear un ambiente laboral óptimo para los colaboradores.

 

  1. Inspirar excelencia

Ellos establecen altos estándares de desempeño para ellos mismos y para cada empleado. Saben que su equipo y su organización han hecho promesas de rendimiento, tanto entre ellos como con los clientes. Alcanzar o superar estos altos estándares significa que esas promesas se cumplen. Los grandes jefes celebran el cumplimiento de la meta y el esfuerzo, así como el logro de los objetivos corporativos que la empresa se ha establecido. Esto permite que los colaboradores que cumplieron sus metas sean felicitados y poder destacar su desempeño.De esta manera se sentirán valorados y motivados para seguir con la siguiente meta.

 

  1. Garantizar la rendición de cuentas

Los líderes de primera categoría saben que la gestión de procesos es el camino hacia equipos de alto rendimiento y alineados con los valores. Elaboran un entorno de rendición de cuentas conjunta (el equipo cumple sus promesas) e individual (cada persona cumple las suyas). La gestión de las consecuencias significa que hay una validación coherente y rápida del esfuerzo alineado por el jefe y sus colaboradores, así como una orientación coherente y rápida del esfuerzo.

 

  1. Fomentar el trabajo en equipo

Ellos entienden que el trabajo en equipo entre los empleados mantiene la confianza y el respeto más que la interacción competitiva. Los grandes jefes crean incentivos no sólo para la contribución individual sino también para las contribuciones de equipo. La idea de “ganar como un solo equipo” ayuda a crear un ambiente de apoyo, pero impulsado donde los miembros del equipo trabajan juntos de manera comprometida para entregar los productos y servicios.

Al integrar algunas de estas prácticas en sus propios equipos de trabajo, usted puede convertirse en un gran jefe para sus empleados, a la vez que aumenta el rendimiento, el servicio y las ganancias.

 

 

Artículo traducido y adaptado de Entrepreneur

 

Escrito por Francisco Pérez Yoma

Francisco Esteban Pérez Yoma (Santiago, 16 de enero de 1952) es un ingeniero y empresario chileno del sector inmobiliario, padre de 6 hijos. Estudio en el Saint George’s College y en la Universidad de Chile, donde se tituló como Ingeniero Civil.