Personas que necesita en su negocio

5 tipos de personas que necesita en su empresa

Al principio de mi carrera como empleador, me encontré en una búsqueda nietzscheana del “superempleado”, la persona perfecta que podía hacer muchas cosas bien y muy poco mal. No se me ocurrió en ese momento que no es realista pensar que la gente viene sin fracasos ni defectos. Muchos empresarios tienen expectativas poco realistas. No son puristas, pero esperan mucho de sí mismos y de los demás.

Sin embargo, estas elevadas expectativas pueden no ser muy útiles para los empresarios, especialmente cuando sus empresas están en su etapa inicial. En realidad, las primeras cinco contrataciones en una nueva empresa tendrán un gran impacto en el futuro de ese negocio. Es muy importante que las primeras contrataciones sean correctas. En mi opinión, una sola mala contratación al principio puede descarrilar su negocio.

En mi experiencia, construir una puesta en marcha exitosa es muy parecido a hacer un guiso. Se necesitan muchos ingredientes diferentes; personas con diferentes experiencias y habilidades (y, francamente, debilidades) que se complementan muy bien. Aquí en este artículo he escrito los cinco tipos de personas que creo que usted necesita para construir una puesta en marcha con éxito, especialmente en el ámbito tecnológico:

 

  1. Alguien que sea creativo

Primero, necesita a alguien con un elemento de creatividad. Esta persona va a ser la bujía de encendido detrás de la creación del producto. Tienen una corazonada de que pueden resolver algo a través del software o de otra manera. En resumen, ven un producto que se puede construir.

 

  1. Alguien orientado a los detalles

La persona creativa necesitará trabajar con alguien que esté muy orientado a los detalles para desarrollar un plan concreto sobre cómo construir el producto/servicio/oferta. En una compañía de tecnología, esta persona construiría las especificaciones o la cáscara del producto. Esencialmente, esta segunda persona ayudará a proporcionar la investigación y la información necesarias para poner en práctica la idea de la primera persona.

 

  1. Alguien que esté orientado a los procesos

Luego, con un conjunto más detallado de especificaciones a la mano, usted necesita involucrar a alguien que esté más orientado al proceso. Esta es la persona que se asegurará de que exista un sistema para poner en práctica el concepto detrás del producto o servicio. Esta persona se asegura de que cada miembro del equipo conozca su papel.

 

  1. Un constructor

La persona orientada al proceso, a su vez, pondría en contacto a un cuarto miembro del equipo con las habilidades técnicas para construir realmente el producto. Especialmente en el mundo de la tecnología, este constructor sería un desarrollador o ingeniero. Después de adquirir a este empleado con experiencia técnica, usted ahora tiene una idea, la investigación y la información que respalda esa idea, la cáscara de un producto, un sistema en el lugar para conseguir el producto construido y las habilidades técnicas para hacerlo. En este momento su estofado está listo, ¿correcto? Todavía no.

 

  1. Alguien que es impaciente y altamente orientado a los plazos

Todavía le falta el ajo (o en este caso, la pimienta de cayena) para su guiso. Se necesita una última persona involucrada, una que esté altamente orientada a la fecha límite, tenga un ritmo rápido y, francamente, sea un poco impaciente. Esta persona, a falta de un término mejor, sostendrá los pies de la gente al fuego y responsabilizará a cada parte. Esta última persona probablemente no será la más popular del equipo, pero es una parte necesaria para cruzar la línea de meta.

 

Piense en cómo trabajan juntos

Esto es más arte que artesanía. Se necesita una gran cantidad de juicio por parte del empresario sobre cómo organizar a la gente en el equipo – o en el guiso. El punto es que estás tratando de compensar habilidades y personalidades, y eso es tremendamente importante, especialmente al principio.

Supongamos que marca todas las casillas de la lista anterior y que ha reunido un equipo de personas muy fuerte. Incluso entonces, esas personas vendrán con equipaje y deficiencias. Esto es obvio, pero estoy convencido, después de trabajar con cientos de empresarios, de que muchos no son conscientes de esto: la gente no viene con pequeños defectos. Sus fallas tienden a ser sustanciales y profundas.

Las altas expectativas en el proceso de contratación son cruciales, pero las expectativas de perfección conducirán a una especie de loop que puede estancar su negocio.

 

 

Artículo traducido y adaptado de Entrepeneur

 

Escrito por Francisco Pérez Yoma

Francisco Esteban Pérez Yoma (Santiago, 16 de enero de 1952) es un ingeniero y empresario chileno del sector inmobiliario, padre de 6 hijos. Estudio en el Saint George’s College y en la Universidad de Chile, donde se tituló como Ingeniero Civil.