francisco perez yoma 5 errores empresarios cometen cuando inician negocio

5 errores que los empresarios cometen cuando inician un negocio

Nunca había sido tan fácil lanzar un nuevo producto o servicio al mercado como ahora. Es cuestión de proponer una idea, formar un equipo, obtener el financiamiento necesario, construir un prototipo, producir el producto o construir el lugar en donde ofrecerá su servicio y poner las manos a la obra. Sin embargo, nunca ha sido tan difícil mantener una startup como ahora. De acuerdo con estudios, el 90 % de empresas que nacen no llegan a tener más de 2 años. Esta cifra es realmente preocupante y un desperdicio de talento, tiempo y recursos.

Al iniciar un negocio a menudo se trata de identificar los puntos débiles, pero a veces este primer paso es ignorado por muchos emprendedores, lo que lleva al fracaso de muchas empresas y compañías que en vez de escalar, se estancan y dejan de producir.

Usualmente el sueño de un emprendedor es poder sorprender a la industria con grandes ideas e innovaciones, pero, a pesar de las buenas intenciones, los nuevos empresarios cometen errores que sin querer los ponen dentro de ese 90% de empresas que fracasan. En el siguiente artículo, le hablaré de 5 errores que muchos líderes cometen desde un inicio y qué cosas debe hacer en su lugar para evitar hacer lo mismo.

1. El sesgo de la propiedad

Los seres humanos sufren diversos sesgos cognitivos. Uno de estos que suelen cometer muchas personas en el ámbito empresarial es el Sesgo de propiedad, esto se da cuando la persona valora algo que posee y le proporciona un valor mucho mayor de lo que otros realmente perciben. Por ejemplo, si usted tiene una idea de negocio, probablemente para usted esa idea será un tesoro, pero tal vez los consumidores no vean su producto o servicio como algo tan valioso. Este sesgo es especialmente peligroso para las nuevas empresas, ya que se enamoran tanto de su producto que no recuerdan que la opinión más importante es la de los clientes. ¿Y cuál es el resultado? Gastar tiempo, dinero y recursos en desarrollar un producto o servicio que no funcionará.

¿Recuerdan a Juicero, la empresa que hizo exprimidores de $400 que eran tan buenos que recaudaron $120 millones? Se cerró en 16 meses.

La mayoría de las startups se obsesionan con su producto y la competencia que terminan cometiendo los mismos errores que los demás. En cambio, las empresas que tienen éxito a largo plazo se obsesionan con la única razón por la que vale la pena obsesionarse: el cliente. Observan cómo piensan, actúan y compran sus clientes, escuchan activamente a los consumidores y buscan oportunidad de mejora en todo momento.

Twitter no lanzó hashtags, respuestas o retweets en los primeros días. Estas características fueron el resultado de observar cómo los usuarios conectaban con la plataforma, que les gustaba y que disfrutaban hacer. YouTube y WhatsApp hicieron lo mismo.

2. Venta de productos y servicios

La obsesión de las Startups por sus propios productos también se manifiesta en sus mensajes de marketing y ventas. Llenando la publicidad de mensajes que dicen: ¡Compra! ¡Hazlo ya! ¿Qué esperas para obtenerlo? Hablando de todas las características que tiene el producto. Pero a los clientes no les importa las especificaciones de lo que venden, no desean productos, desean soluciones.

Los mensajes de marketing de la mayoría de las startups giran en torno a “yo, yo, yo y más yo”. Pero las startups exitosas alinean sus productos y modelos de negocio para permitir a sus clientes alcanzar sus objetivos e identificarse con lo que el producto ofrece.

Apple no construyó ordenadores y teléfonos móviles de última generación. Construyeron dispositivos para hacer que los clientes se vean y sientan a la moda. Google no construyó un motor de búsqueda. Construyeron una plataforma para proporcionar a los usuarios acceso a la información del mundo con un solo clic.

3. Ignorar los procesos

La mayoría de los fundadores se estremecen al pensar en los procesos para sus startups. Creen que los procesos son estrictamente para las corporaciones porque ahogan la creatividad. John DeLorean desestimó las prácticas y procesos comerciales de la DeLorean Motor Company. Esperaba que esto diera la capacidad a sus ingenieros de ser más creativos. En lugar de esto, consiguió construir una cultura en la que nadie seguía las reglas, nadie era responsable y se hacía poco. Cuando los autos de DeLorean fueron lanzados (después de años de retraso), eran terribles y la compañía se fue a la bancarrota.

Los procesos no son obstáculos. Son facilitadores para que las empresas cumplan las promesas que hacen a sus clientes (e inversionistas).

Peter Thiel cree que una de las principales razones del éxito de PayPal fue su cultura, en la que cada empleado era responsable de una cosa. Esto redujo el conflicto y las tareas se realizaban en un menor tiempo .

Así como estos errores, existen otros que también cometen muchos empresarios y puede conocerlos en el siguiente artículo: 3 errores financieros más comunes que los emprendedores cometen.

4. Buscar nuevas oportunidades

Los líderes y fundadores son los motores principales de la mayoría de las startups. Cuando persiguen con desesperación el siguiente proyecto mientras su producto actual no está del todo terminado, lo más probable es que al final de todo, fracasen los proyectos actuales y también los futuros.

Usted como empresario debe centrarse en las acciones más importantes, en los proyectos que está llevando en la actualidad, los demás proyectos pueden ser delegados a otras personas de confianza, pero no descuide lo que está desarrollando ahora, termine lo que ya empezó.

5. Decir que no al aprendizaje

En un extremo están las nuevas empresas que quieren aprovechar cada nueva oportunidad. Y en el otro extremo están los que prefieren estancarse a reinventarse a sí mismos. Todos sabemos cómo termina eso.

La cámara digital, que llevó a la quiebra a Kodak, fue irónicamente inventada por un empleado de Kodak. Pero la gerencia se negó a verlo como el futuro y, en cambio, se aferró al negocio que lo condenó.

Resumiendo, no existe una guía o receta perfecta para tener una empresa exitosa pero si evita cometer estos errores, tendrá muchísimas más posibilidades de sobrevivir en este mercado competitivo y difícil.

Artículo traducido y adaptado de: The Startup.