beneficiarse lider mentalidad generacion

Cómo puede beneficiarse todo líder de adoptar la mentalidad de la Generación Z

Desde la gran resignación hasta los fenómenos meteorológicos extremos, nuestro estado mundial exige un nuevo tipo de liderazgo

Desde incendios forestales e inundaciones extremas hasta olas pandémicas y disturbios políticos, no faltaron las tragedias, pero el mundo también se adaptó a los desafíos como nunca antes. Nos unimos a los movimientos para diversificar los consejos de administración y crear culturas laborales inclusivas. Adoptamos medidas duras, pero necesarias, para hacer frente a un virus que estaba mutando. Exigimos a los gobiernos y a las empresas que mejoren la lucha contra el cambio climático.

En la raíz de estos cambios de paradigma estaba la generación Z, una generación que se preocupa profundamente por crear un mundo mejor, porque, francamente, no tiene otra opción.

Como director general de una empresa orientada a la misión, una cosa ha quedado clara a medida que nos acercamos a 2022: es hora de que los líderes de todos los niveles adoptan la mentalidad de la generación Z. He aquí por qué.

El liderazgo eficaz exige responsabilidad

Con edades comprendidas entre los 10 y los 25 años, la Generación Z alcanzó la mayoría de edad en una época con un acceso sin precedentes a la información, y a la desinformación. A diferencia de otras generaciones, crecieron con una lente crítica para las tonterías. De hecho, los estudios muestran que los Baby Boomers comparten cuatro veces más noticias falsas que sus homólogos de la Generación Z. En pocas palabras, exigen responsabilidad y no aprecian que se les dé vueltas o se les mienta. 

Durante demasiado tiempo, la cultura empresarial ha permitido una falta de responsabilidad. Los problemas se identifican, las soluciones se proponen y luego se transmiten al siguiente líder. Nuestra generación más joven está demostrando que no tolerará este tipo de inacción. Pensemos en la COP26, donde los más poderosos responsables de la toma de decisiones del mundo negociaron acuerdos climáticos a puerta cerrada. Fuera, grupos de jóvenes activistas se manifestaron en las calles para protestar por las promesas incumplidas. La yuxtaposición de generaciones me llamó la atención cuando vi la cobertura de las noticias del evento de hace dos semanas. ¿Qué pedían esos activistas? Acciones reales y cuantificables con responsabilidad para los que no las cumplen. 

En el último año, todas las personas de la Generación Z que hemos contratado tienen algunas cosas en común: están cansadas del lavado verde de las empresas y aprecian las pruebas y la cuantificación de los resultados. Los líderes harían bien en adoptar esta forma de pensar. No sólo es lo correcto, sino que los líderes responsables tienen más probabilidades de ganarse la confianza, promover el sentido de pertenencia e infundir confianza en sus equipos.

La generación Z sabe cómo piensan sus clientes y empleados

Una gran parte del ajuste de cuentas colectivo que tuvimos en 2021 se debió en parte a la mayoría de edad de la Generación Z. Considere por un momento el lugar que ocupan en el mundo: constituyen el 40% de los consumidores mundiales con un poder adquisitivo de unos 140.000 millones de dólares. Y, como hijos de los baby boomers y de los millennials de más edad, su forma de pensar ya está influyendo en sus empleados, a pesar de que acaban de entrar en el mercado laboral.

Esta generación representará una cuarta parte de la mano de obra en 2025, y ya estamos viendo cómo se dirigen a los lugares en los que pueden tener un impacto. Tenga en cuenta lo siguiente: La generación Z valora menos el salario que cualquier otro grupo anterior. Eso no quiere decir que vayan a aceptar ofertas bajas, pero muchos aceptarán un trabajo con un gran sentido de la responsabilidad en lugar de un aburrido horario de 9 a 5.

También están sacudiendo el mundo de la inversión. Durante demasiado tiempo, las empresas querían cosechar las recompensas de sus accionistas sin necesidad de escuchar sus opiniones. Esto está cambiando con esta generación. La friolera del 76% de los encuestados de la Generación Z en un sondeo de 2020 dijeron estar de acuerdo en que los líderes corporativos deberían utilizar su influencia para impulsar cambios sistémicos. Esta generación está dispuesta a ejercer su influencia cuando se trata de invertir o comprar y esperan que las empresas hagan lo correcto. Si se ignora este simple hecho, se corre el riesgo de alienar a un grupo con un poder creciente.

Los líderes que buscan adquirir nuevos talentos tras un año turbulento de renuncias, harían bien en pensar como la Generación Z: considerar cuál es su misión y por qué es importante a nivel social.

Actuamos mejor cuando tenemos algo en juego

A diferencia de las generaciones anteriores, la Generación Z no puede pasar el testigo cuando se trata de cuestiones que alteran la vida, como el cambio climático. Saben que será un tema decisivo en su vida.

Al tener la piel en el juego, se puede argumentar que están en la mejor posición para tomar decisiones sobre nuestro futuro climático. El mismo principio se aplica al liderazgo. Si no estás directamente afectado por las consecuencias de tu decisión, debes consultar a alguien que sí lo esté. 

Una de las mayores alegrías que tengo como director general de una empresa que cotiza en bolsa es escuchar a nuestros inversores, sobre todo a los jóvenes, que no sólo invierten económicamente, sino que también se preocupan por el impacto que nuestra tecnología tiene en el planeta.

No es de extrañar que las inversiones éticas y sostenibles se hayan disparado en los últimos años. El auge de los fondos ASG se atribuye a menudo a la mayoría de edad de los inversores millennials, pero ahora estamos viendo cómo se pasa la antorcha a la Generación Z, de la que el 21% recurre “a menudo o exclusivamente” a inversiones que tienen en cuenta factores ASG. En términos más generales, los consumidores de la Generación Z tienen en cuenta factores similares, dando gran importancia a valores como la sostenibilidad y la ética a la hora de realizar una compra.

Es hora de que los líderes empresariales se den cuenta de que ellos también tienen algo que decir. Cuando se trata de abordar problemas sociales como el cambio climático o las desigualdades sistémicas, las personas más poderosas de la sociedad tienen la mayor responsabilidad. Aunque cualquiera puede realizar cambios graduales, los líderes en posiciones de poder ejercen la mayor influencia y pueden acelerar el proceso.

Sobre todo, la Generación Z se ha convertido en una poderosa influencia para el cambio positivo, a pesar de tener todos los motivos para estar desanimada. Los retos a los que nos enfrentamos ahora requieren frentes unidos, y eso empieza por creer que se puede marcar la diferencia, independientemente de la posición que se ocupe en el trabajo o en la vida. Esa es la energía que quiero llevar a 2022 y más allá.

Artículo traducido y adaptado de Entrepreneur