vida-ciclismo

Cómo el ciclismo ayuda contra TEPT

Soy un veterano estadounidense de 50 años y estoy aquí para hablarles de mi lucha contra el TEPT y de cómo el ciclismo me ha ayudado a controlar mi enfermedad. Me alisté en el ejército en 1994 y serví durante 23 años. Al provenir de una familia de militares, me encantó servir a mi país, especialmente en la guerra civil afgana. Pero, como luego supe, los talibanes me persiguen a diario, los artefactos explosivos improvisados explotan a mi alrededor y mezclarse con terroristas suicidas no es nada emocionante. Los horrores de la guerra han vivido conmigo mucho después de haber dejado el campo de batalla.

Cuando volví a casa, al principio, me alegré de ver a mi familia. Pero poco después empezaron los horrores. Poco a poco empecé a frustrarme con todos y todo en mi vida. Tenía problemas para dormir y, cuando podía conciliar el sueño, a menudo me quedaba dormido con la esperanza de no despertar nunca.

ciclismo familia

Afortunadamente, en contra de mi voluntad, mi mujer me llevó a un psiquiatra que me diagnosticó TEPT. Me pusieron medicación, tratamiento de exposición y psicoterapia. Cuando mostré lentos signos de recuperación, mi médico me sugirió que realizara más actividad física. Elegí el ciclismo y ¡vaya si hizo maravillas en mí! Si estás luchando contra el TEPT, esto es lo que te puede ayudar el ciclismo.

  1. Me ayudó a aliviar los pensamientos negativos

    El TEPT me hacía experimentar pensamientos intrusivos todo el tiempo, desde el deseo de dañar a otros hasta el suicidio. Estos pensamientos hacían que mi corazón se acelerara y que sudara profusamente. Estos pensamientos cesaron desde que empecé a montar en bicicleta. Mi médico dice que la rutina del ciclismo me hace concentrarme en nuevos impulsos, que luego suprimen el miedo y los pensamientos que causan la ansiedad crónica.

  2. Me hizo sentir vivo

    Ir en bicicleta me ayudó a sentirme vivo de nuevo. Aunque, por el camino, descubrí que montar en una bicicleta “anticuada” empezó a hacerme daño en las rodillas y la espalda. Afortunadamente, un amigo me presentó una bicicleta motorizada, que no sólo ha hecho que montar en bicicleta se sienta más fácil, sino que me ha permitido aumentar la cantidad de tiempo que puedo pasar montando en bicicleta al aire libre. Ser capaz de interactuar con la naturaleza me da un sentido de propósito y una razón para vivir y disfrutar de la vida. Las sonrisas de mis amables vecinos cuando doy una vuelta a la manzana me dan toda la seguridad que necesito de que la vida es digna y preciosa.

    Ir en bicicleta me da la oportunidad de experimentar los cambios de temperatura al pasar por lagos congelados y senderos naturales. Los baches de la carretera me hacen experimentar un subidón de adrenalina y dopamina, que me hace sentirme con energía y alerta. Todo esto me ha ayudado a superar mis síntomas.

  3. Me dio una familia

    A los tres meses de empezar a montar en bicicleta, me uní a un club local en el que otros veteranos estaban trabajando para recuperarse. Salíamos juntos en bicicleta y compartíamos historias de nuestros días en el servicio activo. Salir con mis compañeros veteranos también minimizó la sensación de aislamiento. El sistema de apoyo entre pares que obtengo al estar rodeado de personas que están pasando por las mismas experiencias que yo me ha ayudado a abstenerme del abuso de sustancias y de otras prácticas que inhibirían mi recuperación. Además, ver que otras personas de mi grupo se recuperan y vuelven a su vida normal me da el incentivo que necesito para seguir trabajando duro.

  4. Me ayudó a conseguir la meditación dinámica

    Montar en bicicleta es como una meditación dinámica. Obliga al ciclista a mantenerse alerta y concentrado en el tráfico, las condiciones de la carretera y, por supuesto, la bicicleta. Le recuerda al ciclista que debe centrarse siempre en el presente, en lugar de preocuparse por el futuro o rememorar un pasado traumático. El ciclismo hizo eso por mí. Me ayuda a calmarme como lo haría la meditación. Este tipo de meditación dinámica me ayuda a despejar la mente para no sentirme tan inquieto como me hacía sentir el TEPT.

  5. Me ayudó a mantenerme en forma

    Mientras luchaba contra el TEPT, también gané mucho peso y llegué a tener sobrepeso en poco tiempo. Mi médico dijo que el aumento de peso estaba relacionado con la sobreactivación de las hormonas del estrés, que interferían con el metabolismo de mi cuerpo. Recuerdo haber comido toneladas de chatarra durante esa época para hacer frente a mi estrés. Dado que no me atrevía a realizar ninguna otra forma de ejercicio, ni tenía el valor de ir al gimnasio, el ciclismo me ayudó a mantenerme en forma. Cuando el TEPT remitió, volví a ser física y mentalmente la misma de siempre.

     

     

    A menudo, la gente es tímida para hablar de su salud mental por miedo al estigma. Sin embargo, si estás luchando contra el TEPT, no hay que avergonzarse de pedir ayuda cuando la necesitas. Conseguir la ayuda que necesitaba me puso en el camino de la recuperación y me llevó a una afición que me salvó de las profundidades del TEPT.

ciclismo cambio vida
Calvin es un veterano estadounidense de 50 años que ahora trabaja como profesor de inglés en una escuela primaria. Calvin es conocido por la gente como una persona que vive su vida dedicada a un estilo de vida saludable y alguien realmente aficionado al deporte. Siempre dice a los demás que, independientemente de la edad, si se tiene el valor necesario, se puede ser activo físicamente. Calvin disfruta compartiendo su historia personal con la gente sobre cómo su TEPT disminuyó y lo que hizo para ello. También es un buen escritor al que le gusta llegar a diferentes públicos a través de sus temas.

Traducido y adaptado de NAMI