trastorno ansiedad

La diferencia entre un trastorno y un sentimiento

La mayoría de las personas han experimentado ansiedad en algún momento. Llegar tarde a una reunión importante, prepararse antes de una cita, hablar en público por primera vez… la ansiedad forma parte de la experiencia humana. De hecho, es una reacción perfectamente normal ante situaciones de estrés.

Este hecho es tanto positivo como negativo para las personas que viven con estados de ansiedad. Es beneficioso porque la mayoría de las personas comprenden en cierta medida cómo se siente la ansiedad y pueden ser más comprensivas con alguien que experimenta síntomas diarios. Pero como la ansiedad está “normalizada”, a menudo se le resta importancia como una sensación que todo el mundo experimenta en lugar de una condición de salud grave. Ejemplo: “Oh, sé exactamente cómo te sientes. Tuve un ataque de pánico la semana pasada cuando pensé que había perdido la cartera”.

Estos comentarios pueden hacer que las personas que sufren un trastorno de ansiedad real se sientan desestimadas. Por lo tanto, es importante aprender la diferencia entre la ansiedad, el sentimiento, y la ansiedad, la condición (las mayúsculas se usan para distinguir).

¿Cómo se siente un trastorno de ansiedad?

Es fácil suponer que, como todos experimentamos ansiedad, tenemos una idea de lo que se siente al vivir con ansiedad. Pero eso no es así. Experimentar ansiedad incluye estar nervioso o estresado en situaciones que naturalmente crean esos sentimientos, como una entrevista de trabajo. Vivir con una condición de Ansiedad te hace sentir un miedo y una angustia abrumadores constantemente, incluso en situaciones cotidianas. Hay muchos tipos de trastornos de ansiedad, pero todos comparten estos síntomas:

Emocional:

Sentimientos de aprehensión o temor
Sensación de tensión y nerviosismo
Inquietud o irritabilidad
Anticipar lo peor y estar atento a las señales de peligro

Físicas:

Palpitaciones o aceleración del corazón y falta de aliento
Malestar estomacal
Sudoración, temblores y espasmos
Dolores de cabeza, fatiga e insomnio
Malestar estomacal, micción frecuente o diarrea

Una amiga mía que vive con Ansiedad describió una vez su condición de esta manera: Imagina tu mente como una típica cocina de cuatro fuegos. En todo momento, hay una pequeña olla en ebullición en el último quemador. Eso es la ansiedad. En esta olla flotan todas las cosas posibles por las que podrías estar ansioso, agitándose durante todo el día. Dependiendo de lo que ocurra a lo largo del día, un pensamiento puede salir de la olla y entrometerse en tu pensamiento: “Oh, Dios… ¿cerré la puerta principal?”. Luego vuelve a bajar: “Sí, por supuesto”. Luego aparecen otros pensamientos: “¿Por qué me miró así mi jefe el otro día?”. “¿Estoy diciendo las cosas correctas?” “¿Tengo buen aspecto?” “¿Huelo mal?” La agitación es constante.

Si algo va mal, el batido empeora. Y la olla pequeña puede ser sustituida por una olla mediana. Más agua. Más presión. Más pensamientos. En los días en los que la ansiedad es severa, una olla grande se pondrá al frente: tus pensamientos ansiosos tomarán el centro de la escena en el primer plano de tu mente.

¿Ataques de pánico? ¿Esas cosas que tanta gente bromea con tener? Esto es lo que realmente se siente… Su corazón late con un ritmo creciente. El pecho se aprieta alrededor del corazón que late con fuerza, creando una tensión dolorosa. Le duele respirar. Jadeas, como si trataras de respirar en una altitud elevada donde el oxígeno es escaso. Tus pensamientos van tan rápido como tu corazón. Se le hace un nudo en el estómago. Tienes náuseas, mareos y miedo. Te sientes atrapado. Empieza a llorar. Luego lloras tan fuerte que te da dolor de cabeza. Todo esto sucede en cuestión de minutos, pero parecen años.

Esto es lo que supone sufrir un trastorno de ansiedad. Hay 40 millones de estadounidenses que se enfrentan a esto con regularidad.

Cómo mostrar simpatía

Por lo tanto, si usted experimenta síntomas de ansiedad -pero nunca hasta este punto- sea consciente de lo que estos 40 millones de personas pueden estar pasando. Si una amiga está sufriendo un ataque de ansiedad, no dé por sentado que sabe exactamente cómo se siente ni menosprecie su lucha. Sé comprensivo y dale apoyo consolándola de forma específica para la situación.

Digamos que está teniendo un ataque de pánico después de haber tenido una pelea con su novio, Tom. Puede que no entiendas por qué está hiperventilando o se hace un ovillo llorando a mares. Incluso puede pensar que está exagerando. Pero recuerda que una persona con Ansiedad no puede controlar este tipo de comportamiento, es un síntoma de su enfermedad mental. Y ella necesita tu apoyo.

emocion trastorno

Podrías decir algo parecido a: “Sé que tus sentimientos son tan abrumadores en este momento. Sé que tienes miedo de que el dolor y los problemas con Tom no vayan a parar nunca. Pero lo harán. Lo superarás, y puede que incluso te rías de ello más adelante. Dentro de un año, esto no importará”. La clave es decir algo tranquilizador y calmante sin dejar de reconocer su dolor.

A veces, el mero hecho de dar validez a la lucha de otra persona puede suponer una gran diferencia, aunque no entiendas del todo por lo que está pasando. Puedes ser la persona que haga que alguien se sienta aceptado y apoyado durante sus días más oscuros y difíciles.

Traducido y adaptado de NAMI