4 maneras de saber si está tratando a su empresa como un hobby o un negocio

Uno de los problemas más comunes para los empresarios es tratar su negocio más como un hobby que como un negocio real. Es genial disfrutar del proceso de construir y crear una startup, pero a menudo es necesario un cambio de mentalidad para pasar a la siguiente fase de la gestión de un negocio exitoso. Tratarlo como un hobby, por otro lado, mantiene las cosas estancadas. 

En cuanto a cómo saber si se está comportando como un aficionado en su negocio, bueno, para cada persona es diferente. Aquí le presentamos siete signos reveladores de que usted puede necesitar un cambio de mentalidad en la forma de abordar su empresa.

Estos cambios de mentalidad pueden transformar completamente la forma de hacer negocios, manejar las finanzas de la empresa y pensar en los próximos pasos para escalar o dominar su negocio.

 

1. ¿Está ocupado o está siendo productivo?

Los dueños de negocios son altamente productivos. Los aficionados siempre están ocupados, pero nunca parecen hacer mucho.

El indicador básico de cómo está tratando su negocio es cómo está invirtiendo su tiempo. ¿Se pasa el día revoloteando entre los correos electrónicos y las llamadas, con poco que mostrar antes de las 5:00 pm, o realmente está haciendo un verdadero progreso en sus objetivos de negocio? Haga un gráfico de su actividad diaria e identifique las áreas en las que hay un desequilibrio entre los recursos (su tiempo) y los resultados.

Para cambiar al modo de propietario de un negocio, haga una lista de sus dos principales objetivos para el trimestre. Luego, asegúrese de que su tiempo (fuera de los quehaceres domésticos) sea asignado para promover esas metas de manera productiva.

 

2. ¿Invierte en un equipo de negocios o hace todo solo?

Los dueños de negocios planean con anticipación la inversión de construir un equipo. Los aficionados se consideran a sí mismos como el único miembro del equipo en el futuro inmediato. 

Cuando se inicia una empresa, es posible que no haya fondos disponibles para formar un equipo al principio. Pero el hecho de que usted esté pensando en ello en el futuro es una señal segura de que está considerando la operación como un negocio. 

Los aficionados sólo se consideran a sí mismos en la vida de la empresa, lo que significa que escalar es significativamente más difícil. Nathaniel Koloc escribió que, debido a esto, es importante contratar lo antes posible. “Contrata a alguien tan pronto como sepas que lo necesitas y que puedes pagarlo, incluso si al principio está un apretado. El empuje extra que otra persona da en cuanto a capacidad, creatividad y trabajo de campo vale la pena.”

Para cambiar al modo de propietario de negocio, comience a estudiar sus finanzas para una posible inversión en un empleado. Eso puede significar que usted tiene que sacrificar algunos gastos a corto plazo, pero por el bien del negocio a largo plazo, vale la pena. 

 

3. ¿Está su sitio web en su mejor momento o ha pasado un tiempo desde que lo actualizó?

Los dueños de negocios mantienen sus sitios web actualizados con contenido de alta calidad de manera consistente. Los aficionados visitan sus sitios web con poca frecuencia.

Asegúrese de que su sitio web esté actualizado y tenga un contenido de calidad que esté dirigiendo el tráfico hacia él. Si su sitio web no ha sido arreglado en un tiempo, no sólo sugiere que usted es un aficionado a su empresa, sino que le dice a los clientes potenciales que usted no toma su empresa en serio. 

Para cambiar al modo de propietario de negocio, reserve un día para sumergirse en su sitio web y asegurarse de que todo el contenido está actualizado. Luego, cree un plan de contenido robusto para continuar atrayendo gente al sitio web.

 

4. ¿Toma decisiones de negocios basadas en cómo se siente o en los números?

Los dueños de negocios toman decisiones basadas en datos numéricos. Los aficionados toman decisiones basadas en cómo se sienten día a día.

El propietario de un negocio tiene una idea clara de dónde se encuentran los números de su negocio, y qué umbral debe ser alcanzado para los objetivos de la empresa. De lo contrario, los números pueden diferir de un mes a otro. 

Si su negocio tiene clientes, ¿cómo se aborda las llamadas de ventas? Una diferencia clave entre el funcionamiento de un negocio y el funcionamiento de un hobby es la severidad con la que usted mantiene sus precios. ¿Declara firmemente su tarifa mensual, o tiende a dejar que el cliente potencial lo negocie?

Los aficionados deciden si trabajan o no con un cliente basándose en lo que sienten por él; los propietarios de negocios saben que tienen una cuota que cumplir y no dividen la diferencia.

Para cambiar al modo de propietario de negocio, asegúrese de tener una clara comprensión de sus objetivos numéricos y no se juegue sobre ellos. 

Nunca es fácil darse cuenta de que no ha estado haciendo a su negocio la justicia que merece. Pero, si realmente le apasiona, puede transformar la forma en que se presenta y convertir ese hobby en un compromiso más serio. Su empresa cosechará los beneficios de estos cambios de mentalidad.

 

Artículo traducido y adaptado de entrepreneur