consejos que te ayudaran a ser un mejor gerente

7 lecciones que debe aprender para ser un mejor gerente

Las personas que ascienden al puesto de gerente se enfrentan a nuevos retos al pasar de ser alguien que “ejecuta” a alguien que es responsable de un equipo.

He aquí algunos consejos para recordar si es la primera vez que está asumiendo un rol de gerencia:

1. Entender que usted trabaja para sus empleados, no sus empleados para usted

Los líderes trabajan para sus empleados.

Eso significa que usted tiene que entender a profundidad lo que sus empleados quieren. Tiene que adaptarse constantemente a sus necesidades y a lo que ellos esperan de la organización.

Por ejemplo, uno de sus empleados podría querer una paga más alta cuando tenga 24 años. Pero tal vez se enamora a los 28 años y decide que quiere pasar más tiempo con su familia. Otro podría estar más interesado en un título elegante. Hay un millón de variables diferentes, y depende de usted como líder ajustarse a la realidad a medida que esta cambia.

Cuando se pasa de ser alguien que “ejecuta” a alguien que dirige un equipo, se pasa de operar con IQ (inteligencia cognitiva) a operar con EQ (inteligencia emocional). Usted pasa de hacer el trabajo operativo a escuchar a los empleados, atender lo que quieren, asumir la culpa, y ser la persona más grande.

Los mejores gerentes son en realidad los mejores mentores.

2. Liderar con empatía y amabilidad

La empatía y la amabilidad son dos cualidades muy subestimadas a la hora de liderar un equipo. No son cualidades que la mayoría de la gente pensaría que tiene un buen líder, pero son realmente importantes.

Es mucho más apropiado y útil tener una personalidad cariñosa, empática y comprensiva cuando es un líder que ser severo o agresivo.

Mucha gente cree que mostrar emociones no es tan importante en el trabajo.

Incluso si usted ya piensa en sí mismo como una persona empática o amable, convertirse en un gerente cambiará la forma en que usted aplica esa empatía.

Mucho de esto se reduce a la autoestima. Si no está seguro de sí mismo, no se sentirá tan cómodo siendo amable, positivo y empático con otras personas. Es por eso que tantos jefes lideran con personalidades agresivas y malvadas. Muchos de ellos son inseguros por dentro y proyectan esa inseguridad en sus colaboradores.

3. Para construir una cultura, debe alejar a las personas tóxicas

Cuando contrate a alguien debe buscar ciertas cualidades. Por ejemplo, la inteligencia emocional es lo más importante. Otro gran consejo es contratar gente que complemente sus fortalezas. Contrate personas visionarias.

Muchos líderes fracasan al construir una cultura organizacional porque contratan personas que son similares a ellos, pero no son lo que realmente necesitan.

Pero al final, para mantener un gran ambiente dentro de su equipo, tiene que hacer una cosa:

Si es de los gerentes que por necesidad contrata muchas personas sin importar que tan bien encajan estos colaboradores en el equipo puede causar daños irremediables en la empresa a largo plazo. Si contrata a alguien que es muy bueno en cuanto a resultados pero se lleva mal con el resto de colaboradores, aleje a esa persona de la empresa, porque preservar una cultura sana en su compañía es mucho más importante.

4. Ser amable es positivo

La verdad es que usted podría tener las mejores herramientas y software de RR.HH. de todos los tiempos para “monitorear” el desempeño de sus empleados – pero si no se preocupa realmente por su gente a un nivel más profundo, usted perderá. Ninguna de esas herramientas va a hacer nada. Si está usando la negatividad como una forma de extraer valor de los empleados o de las personas de su equipo, ellos crearán resentimiento hacia usted y matarán la cultura a largo plazo.

5. Arriesgarse no es mala idea

Digamos que dice “sí” a 12 cosas y 7 tienen éxito. Por un lado, ganó 7 veces. Por otro lado, tiene que lidiar con los fracasos. En conclusión, es mejor arriesgarse a veces y ganar que perder en todas las oportunidades.

Complemente la información que está leyendo, ingresando a este artículo: 7 hábitos para ser un empresario exitoso y eficiente. 

6. Confíe fácilmente

La razón por la que la mayoría de la gente no da confianza es porque temen las pérdidas. Tienen miedo de que un empleado estropee, fracase o cree pérdidas a corto plazo en el negocio. Pero la verdad es que, en algún momento, tiene que dejar que sus colaboradores aporten a la empresa y puedan tomar sus propias decisiones.

Demasiados gerentes ponen restricciones alrededor de sus empleados. Es mejor dar a sus empleados confianza ilimitada al principio, y luego, poco a poco evaluar si merecen esa confianza o no.

Pero el problema es que la mayoría de los gerentes tienen 1) miedo de las pérdidas a corto plazo que vienen con la confianza, o 2) miedo de permitir potencialmente que sus suplentes sean mejores que ellos.

7. Comuníquese con los empleados de bajo rendimiento

Hay diferentes tipos de empleados con los que tendrá que lidiar como gerente: empleados de bajo rendimiento que tienen un gran talento, empleados trabajadores que no tienen talento, y más.

La forma en que debe tratar con ellos es a través de una fuerte comunicación.

Cuando se da el lujo de ser el “juez y el jurado” como gerente, la presión y la responsabilidad recaen sobre usted. Si hay empleados altamente talentosos en su empresa pero de bajo rendimiento, es culpa del gerente por no crear el ambiente adecuado y necesario para que exploten sus habilidades.

Tal vez sus jefes no están “conectando” con ellos y eso los hace sentir desmotivados. Tal vez están en el departamento equivocado. Tal vez no hemos hecho las preguntas correctas cuando se trata de los intereses que tienen.

Si tiene un empleado con talento pero con un rendimiento inferior, siéntese con él en una reunión y pregúntele:

“Hey Martín, me di cuenta de que tiene talento saliendo de sus ojos pero no está cumpliendo con el trabajo – y esa es una variable importante aquí. ¿Qué estoy haciendo mal? ¿Qué está haciendo mal la compañía? ¿Cómo podemos ayudarlo a tener éxito?”

Desafortunadamente, la mayoría de los gerentes tienen conversaciones que dicen “Martín, estás siendo perezoso. Acelera”.

Cuando se convierte en un líder, tiene que asumir la responsabilidad, debe manejar situaciones difíciles con mucha paciencia y sobre todo, no perder la motivación, porque usted es el que dirige el barco, usted es el que guiará a sus colaboradores al éxito o al fracaso.

Artículo traducido y adaptado de: Gary Vaynerchuk.