lecciones negocios aprender disney

6 lecciones de negocios que todo empresario debe aprender de Walt Disney

Su éxito es aún más sorprendente cuando se sabe cuántas veces fracasó Walt Disney.

Todo el mundo conoce a Walt Disney. Casi todo el mundo ha estado en algún parque de Disney, ha visto una película de Disney (de acción real o de dibujos animados) o conoce a algún personaje de Disney. Algunas personas incluso van en cruceros de Disney.

El Señor Disney

Creo que, en cierto modo, la gente conoce más a Disney, pero menos al hombre Disney. Walt Disney, el hombre, ha pasado a un segundo plano para mucha gente. Es comprensible, ya que murió hace cincuenta y un años, en 1966. Walt fue un visionario, un empresario y un genio creativo. Hay algunas lecciones de valor incalculable que todo empresario puede aprender de lo que fue capaz de lograr en su vida.

  1. Nunca se rinda.

Mucha gente no sabe que Walt Disney no tuvo éxito de la noche a la mañana. Creó varias empresas que quebraron. Creó un estudio de arte comercial, y se hundió. Intentó crear anuncios publicitarios, y también fracasaron por falta de ingresos. En lugar de rendirse o abandonar, Walt siempre intentaba lo siguiente.

Como dijo Walt: “Todas las adversidades que he tenido en mi vida, todos mis problemas y obstáculos, me han fortalecido. Puede que no te des cuenta cuando ocurre, pero una patada en los dientes puede ser lo mejor del mundo para ti.”

  1. Sé un solucionador de problemas.

Walt Disney era el solucionador de problemas más completo. Era muy observador y siempre buscaba la manera de resolver un problema y cómo podía ser una oportunidad en el mercado.

Llevó a su hija a un parque para montar en algunas atracciones, y se dio cuenta de que las atracciones estaban sucias y en mal estado, y que las personas que las manejaban eran groseras.

Walt pensó en este problema, y se convirtió en Disneylandia. Quería un lugar seguro y limpio al que los padres pudieran llevar a sus hijos.

Como dijo una vez Jason Kilar: “Cuando tenía 10 años, fuimos en coche a Disney World. Cuando llegamos, lo que más me impresionó fue la meticulosa atención al detalle; no había ni un envoltorio de chicle en ningún sitio”.

  1. Esté dispuesto a reinventarse.

Mucha gente no sabe que la primera gran estrella de dibujos animados de Disney no fue Mickey Mouse: fue Oswald el Conejo Afortunado. Había firmado un contrato con un distribuidor para los dibujos animados cortos y estaba encantado con su éxito.

Cuando fue a renovar el contrato, despidieron a Walt. La distribuidora dijo (sin que Walt lo supiera) que Oswald era legalmente de su propiedad, y que Walt Disney no lo era, tal y como se estipulaba en el contrato.

Peor aún, todos los animadores de Walt lo abandonaron y se fueron a trabajar a la otra empresa.

Walt volvió a casa habiendo perdido su mayor éxito. Tuvo que volver a empezar.  Como dijo Walt, “Mickey Mouse salió de mi mente en un bloc de dibujo hace 20 años en un viaje en tren de Manhattan a Hollywood, en un momento en que la fortuna comercial de mi hermano Roy y la mía estaban en su punto más bajo y el desastre parecía estar a la vuelta de la esquina.”

  1. Rodéese de talento.

Walt Disney admitió que no era el más talentoso para el dibujo o la animación. Como dijo una vez: “Empecé, de hecho, a hacer mis primeros dibujos animados en 1920. Por supuesto, eran muy burdos

La persona que animó a Mickey en sus inicios no fue Walt, sino un animador llamado Ub Iwerks. Walt no tenía que tener el talento para dibujar, pero tenía la visión. Es como ser un arquitecto — no tienes que ser el contratista general. Sólo tienes que saber cómo quieres que sea el proyecto cuando esté terminado.

  1. Sea curioso.

Walt era un alma inquisitiva y siempre quería aprender cosas nuevas. En el campo de la animación, esto dio lugar a algunos desarrollos sorprendentes en los primeros años.

Es famoso por haber realizado el primer dibujo animado sonoro, la primera película que mezclaba acción real y animación, y el primer largometraje de dibujos animados. Hasta entonces, los dibujos animados de Walt eran un entretenimiento corto y sin sentido que la gente veía antes de la película principal.

He aquí la cuestión, y no se pierda: él no sabía cómo hacer ninguna de esas cosas. Su curiosidad lo llevó a investigar cómo hacer esas cosas y a averiguar cómo conseguirlo todo. Walt dijo: “Seguimos avanzando, abriendo nuevas puertas y haciendo nuevas cosas, porque somos curiosos y la curiosidad nos sigue llevando por nuevos caminos.”

  1. Diversificar.

Walt fue lo suficientemente inteligente después de construir un exitoso estudio de animación como para meterse en películas de acción real, documentales, televisión, parques de atracciones y toneladas de productos. Podría haberse limitado a ser un estudio de animación, pero eso no habría creado el tipo de éxito que tuvo su empresa.

Creo que Walt lo dijo mejor: “Los tiempos y las condiciones cambian tan rápidamente que debemos mantener nuestro objetivo constantemente centrado en el futuro”.

Toda empresa debe seguir buscando formas de crecer y diversificarse.

Artículo traducido y adaptado de Entrepreneur