¿Los buenos líderes son buenos administradores?

Se ha escrito mucho en la industria acerca de los rasgos de liderazgo y si se corresponde con las buenas habilidades de gestión o no.

Desde una perspectiva más general, el liderazgo y la buena gestión son dos habilidades diferentes y una organización necesita ambas. Además, es muy raro encontrar ambas características en la misma persona y es imprescindible que los directores generales se den cuenta de ello.

El rasgo por excelencia de un líder es “darle sentido a todo” en este mundo tan desestructurado y dinámico. Los líderes tienen una buena idea de lo que está sucediendo y de cómo se producirá la transición de la industria (o de la sociedad en general) en los próximos años.

Los líderes no creen en el status quo y saben que el cambio es la única constante en la vida. Lo que los diferencia es el coraje y la confianza en sí mismos con los que abrazan el cambio. Mientras que la mayoría de nosotros preferimos sentarnos en la valla y ver los cambios que se producen y hacer todo lo posible para proteger nuestro territorio de ellos, los líderes realmente hacen que los cambios se produzcan y los conducen en la dirección que creen que es mejor para la organización (o la humanidad en general).

Impulsar el cambio

Entonces, ¿qué se necesita para impulsar el cambio o para dar forma al futuro de una industria? Empieza por tener una visión. Una visión de dónde quieres estar en los próximos años, como individuo, organización, sociedad o la propia humanidad. Mientras que cada uno de nosotros tiene planes para nuestro futuro, nuestra visión rara vez va más allá del yo inmediato y la familia. La visión de un líder típicamente comienza desde el otro extremo, es decir, la industria o la sociedad en general. Un líder quiere ver el cambio deseado a un nivel mucho más amplio y su único objetivo es hacer que ese cambio se produzca.

Un líder entonces toma su visión y la mapea en metas en el tiempo. En general, la audacia de los objetivos establecidos por un líder a menudo desconcierta al hombre común. Las masas sienten que son escandalosas y simplemente imposibles de alcanzar. Sin embargo, los líderes tienen una tremenda confianza en sí mismos y convicción sobre su visión. Su capacidad para ir más allá de las dudas, que nos atormentan a todos, les permite cristalizar un equipo más grande a su alrededor, que cree en su visión y se compromete con los objetivos. En esencia, la segunda gran cualidad de un líder es ser capaz de relacionarse con la gente mediante la defensa, y alinearlos para respaldar la gran visión.

Rasgos de liderazgo

Habiendo derivado una visión para el futuro dando sentido al presente y habiendo alineado a la gente con esa visión dando metas tangibles, un líder es creativo. Inventa para definir nuevos paradigmas y nuevas estructuras para permitir la ejecución. No creo que sea posible ser un líder a menos que uno sea bendecido con una mentalidad altamente creativa, que invente continuamente para resolver el próximo nuevo desafío, un desafío que nunca antes ha sido enfrentado por la industria y para el cual no existe ninguna hipótesis probada. Un líder siempre está inventando para planear un curso viable hacia su visión en aguas que de otro modo no serían conocidas.

Un líder trabaja incesantemente en cómo pasar del estado actual de las cosas al estado deseado. Sus objetivos siempre se relacionan con la industria o la sociedad más que con la empresa o el yo inmediato. Sus rasgos esenciales son darle sentido, definir la visión, alinear a las personas en torno a esa visión e innovar para resolver nuevos desafíos.

Liderazgo no es lo mismo que buena gestión

La buena gestión, por otro lado, es una acción muy diferente. Los gerentes rara vez tienen una visión hacia la redefinición de la industria. Por otro lado, las personas que mejor se adaptan a los cambios en la industria se convierten en excelentes gerentes y no aquellos que quieren ver cambios radicales.

Una buena gestión consiste en tomar los objetivos definidos y dividirlos en planes detallados, de modo que los objetivos puedan ser alcanzados por un empleado promedio, al que no le importa mucho el futuro, salvo el suyo propio. Esta tarea no puede ser subestimada. A menos que miles de abejas obreras trabajan diligentemente y estén alineadas con un plan, ninguna reina puede lograr su visión.

Una organización que quiere mantenerse competitiva y relevante a largo plazo necesita que tanto los líderes como los buenos gerentes se complementen entre sí. La percepción común es que el CEO debe manejar ambos roles con éxito. Esto rara vez sucede. En su mayoría, los directores generales son grandes gerentes que orquestan un plan de crecimiento trimestral. Algunos CEOs son grandes líderes, pero luego se sabe que no son tan grandes gerentes!

Un CEO debe introspectar y determinar si es más bien un líder o un buen gerente y luego encontrar un conjunto de habilidades complementarias, ya sea en sus informes directos (si es más bien un líder) o en su junta de asesores o pares de la industria (si es más bien un gerente).

Artículo traducido y adaptado de Entrepreneur.