francisco perez yoma porque 9 10 empresas fracasan

¿Por qué 9 de cada 10 empresas fracasan?

Casi todos los emprendedores están expuestos a que sus negocios fracasen. Existe una estadística que dice que el número de empresas que fracasan anualmente se ha incrementado de un 15% a un 40%. Aunque esto no aplica a todas las nuevas empresas, resulta cierto la mayor parte del tiempo. Pero esto se debe a muchos factores y aquí les diré algunas de las razones del por qué muchas empresas terminan en bancarrota.

Empezar un negocio desde cero es difícil y no todo el mundo puede lograrlo, muchos negocios nunca alcanzan su máximo potencial, peor aún, no llegan a ser rentables. De hecho, gran parte de los empresarios no tienen del todo claro de hacia dónde quieren llevar a su negocio. Tienen ventas e incluso obtienen muchos beneficios, pero su éxito en el futuro es totalmente incierto. Entonces, ¿Por qué tantas empresas sobreviven a este mundo lleno de incertidumbre y por qué otras no?

Las empresas que sobreviven en este mercado duro y altamente competitivo hacen las siguientes cosas:

No se orientan demasiado a los procesos

Muchos emprendedores se enfocan en el desarrollo de todos los procesos de su empresa, se preocupan por los impuestos, área contable, ventas, finanzas, entre otros. No está mal ocuparse de estas áreas, son esenciales para la supervivencia de un negocio, sin embargo, no hay que olvidar que llevó al negocio a tener el éxito que tiene, su propuesta de valor. En lugar de enfocarse en un 100 por ciento en los procesos, dedique tiempo también a innovar, a crear y probar cosas nuevas.

La innovación es un ingrediente que debería ser esencial en todas las empresas. Usted proporcionó algo nuevo y diferente que lo diferenció de sus competidores y esto es lo que inicialmente atrajo a sus clientes. Ese valor o ventaja competitiva que tiene es lo que lo ayudará a sobrevivir en el mercado.

No deje de innovar

Conozco una compañía de software muy exitosa que lanzó un software revolucionario hace tres años. Era un gran producto, algo que el mercado necesitaba y por lo que estaba dispuesto a pagar. Muy pronto la empresa, que comenzó como un proyecto divertido se convirtió en una gran fuente de ingresos. El producto luego tuvo mucha presión financiera. El software ya no era tan fresco e innovador, no presentaba mejoras o actualizaciones, se preocuparon sólo por el soporte del software y el mantenimiento del mismo pero no pensaron en aquellas funciones y procesos que podrían mejorarse.

Tres años después, el software que antes era innovador, ahora es igual que todos sus competidores. El miedo a no ganar suficiente dinero les costó todo el negocio. Al no innovar y no probar cosas nuevas, las empresas empiezan a hundirse lentamente.

No tienen miedo a la incertidumbre

Tengo un amigo llamado Jonathan, quién me enseñó muchas cosas sobre el miedo que tenemos las personas cuando nos convertimos en empresarios. Él firmó un contrato de alquiler para su estudio de yoga en el centro de New York en el año 2001. Al día siguiente sus sueños de hacer negocios se derrumbaron. Pero en lugar de dejar que el miedo le quitara lo mejor de sí mismo, abrió su nuevo estudio de yoga de forma gratuita para cualquiera que necesitara un santuario tranquilo. Su gesto de buena voluntad recibió mucha publicidad y llegó a oídos de muchísimas personas y pronto se convirtió en uno de los principales estudios de Yoga de la ciudad de Nueva York.

¿Cuál es el sentido de la historia?

El punto es que siempre existirán dudas e incertidumbres a la hora de dirigir una pequeña empresa. Los negocios están construidos por muchos elementos, por esta razón es normal que a veces algunas cosas no salgan como queremos. Pero el mayor error es no invertir en lo que te llevó allí en primer lugar: La innovación.

Una de las cualidades que los empresarios necesitan y de la que casi nadie habla es el manejo de la incertidumbre. Jonathan Fields escribió un libro fantástico que trata este tema de manera más profunda en donde aconseja invertir en innovación y creatividad.

Así que en realidad, las estadísticas deberían decir esto realmente: “Nueve de cada Diez negocios que permiten que el miedo los paralice, fracasan”. No permita que los miedos lo detengan y no le permitan avanzar, no sea víctima de las estadísticas y empiece a hacer la diferencia, no se deje llevar por los temores, trate de buscar la forma de solucionar posibles problemas para no ser sorprendido en el futuro, la única forma de estar preparado para momentos difíciles es poniéndose en las peores situaciones y después de esto, plantear posibles soluciones a cada una de ellas.

No deje que las estadísticas le impidan dar el paso hacia la realización de su negocio o proyecto soñado. Siempre puede ser la excepción y no la regla, como dice el dicho.

Artículo traducido y adaptado de Wisebread.