ansiedad problema sueno

4 razones comunes por las que se despierta cada noche

Millones de latinos luchan por conciliar el sueño, pero no es necesario un costoso diagnóstico médico para comprender las causas y los síntomas de muchos problemas de sueño.

Si estás luchando por un dulce sueño, aquí tienes algunos de los problemas biológicos, físicos y mentales/emocionales más comunes que podrían estar impidiéndote dormir.

Estrés y ansiedad

Ya sean las 10 de la noche o las 3 de la madrugada, el estrés mantiene al cerebro en un estado activo. Esto se debe a que la ansiedad interrumpe los mecanismos que controlan el sistema nervioso.

Cuando nuestro cuerpo entra en el país del sueño, el cerebro desconecta el sistema nervioso simpático -que alberga la respuesta de “lucha o huida”- y cede el control al sistema nervioso parasimpático, el centro de “descanso y digestión” o “alimentación y crianza”.

El cambio de simpático a parasimpático es un paso crucial en el sueño y la relajación, porque el sistema nervioso parasimpático calma las cosas relajando el ritmo cardíaco, la presión arterial y los músculos.

El cerebro no distingue entre el estrés por el trabajo o las relaciones, y el estrés por la supervivencia a vida o muerte, por lo que cualquier tipo de preocupaciones o ansiedades mantendrán el sistema nervioso simpático en funcionamiento. Así, se resiste a cualquier deseo de dormir más rápido.

estres sueno

Lo que puedes hacer con el estrés

Entonces, ¿cómo se puede vencer el estrés y la ansiedad? Bueno, la respuesta irónica es dejar de estresarse por el sueño. Discutir con tu cerebro sobre todas las razones por las que necesitas dormir más y recordarle todo el valioso descanso que ha perdido puede parecer una buena manera de callar al cerebro, pero todos sabemos que eso nunca funciona.

En su lugar, céntrate en sentirte bien para que el cerebro pueda desconectar el sistema nervioso parasimpático. Ponga las tendencias del TDAH de la mente utilizando técnicas de respiración enfocada, relajaciones musculares o imaginando felices y elaborados “que pasaría si”.

Alteraciones del ritmo circadiano

Nuestro cuerpo funciona con un reloj biológico que se basa principalmente en la noche y el día. Cuando la luz del día llega a los ojos, la luz provoca que el núcleo supraquiasmático (SCN) del cerebro detenga la producción de melatonina. Del mismo modo, la falta de luz provoca que el SCN aumente la melatonina.

La conexión entre el ciclo de la noche y el día acaba creando un horario biológico para cosas como la producción de hormonas, la presión arterial y la temperatura corporal (nuestros ritmos circadianos).

Cuando estamos “en horario” con el día y la noche, nuestro cuerpo desarrolla un flujo biológico natural que promueve un comportamiento de sueño regular y reparador. Si lo mezclamos con un trabajo nocturno, un viaje al extranjero o una iluminación intensa, el ciclo circadiano puede perder el ritmo.

Lo que puedes hacer con las alteraciones del ritmo circadiano

Con o sin problemas para dormir, tener una rutina nocturna sólida es simplemente inteligente. El té caliente, los baños tibios y los aceites esenciales placenteros son formas estupendas de relajarse, pero los beneficios van más allá de la relajación. Si los haces con regularidad, se convierten en señales que indican a tu cuerpo que se acerca la hora de dormir y que es hora de relajarse.

Pero si las hierbas, los difusores y los baños al anochecer no son lo tuyo, un cambio en la iluminación puede ser suficiente para ayudarte. Dado que nuestros ritmos circadianos se basan en la noche y el día, la atenuación de las luces indicará al SCN que la producción de melatonina es la siguiente en el calendario biológico.

La luz blanca y azul imita la luz del sol, por lo que debe evitarse la iluminación brillante, ya sea de una bombilla fluorescente, un televisor o un teléfono. Si realmente quieres ir a por todas con tus accesorios para el sueño, considera la posibilidad de adquirir bombillas de luz roja o lámparas de sal del Himalaya para la iluminación nocturna.

Dolor

Es obvio que los dolores nos mantendrán despiertos por la noche, pero este viene con un doble golpe porque el dolor tiene una conexión con los niveles de estrés más altos, que tiene una conexión con la presión arterial más alta.

Todas estas cosas juntas pueden hacer que parezca imposible ponerse cómodo y relajarse para dormir. Si a esto le añadimos dolores repentinos o un dolor sordo constante, conciliar el sueño será tan fácil como quedarse dormido.

Los dolores crónicos provienen de dolencias más graves, pero los dolores que provienen de músculos doloridos, calambres menstruales, lesiones, dolores de cabeza o articulaciones dolorosas tienen remedios naturales. La mayoría de los dolores tienen que ver con algún tipo de inflamación.

Qué se puede hacer contra el dolor

Mejorar la circulación ayuda al cuerpo a eliminar los agentes inflamatorios, por lo que las sugerencias de circulación pueden ayudar. Además, puedes consumir más magnesio por sus beneficios con los dolores musculares y nerviosos. Los aceites esenciales antinflamatorios como la manzanilla, la mejorana, el romero y la lavanda pueden aplicarse en los puntos dolorosos con un aceite portador para obtener un potente alivio. El aceite esencial de romero también puede utilizarse para aliviar los dolores de cabeza o las migrañas.

Síndrome de las piernas inquietas

Puede parecer un trastorno inventado, pero el 15% de los estadounidenses que padecen el síndrome de las piernas inquietas (SPI) atestiguan que es tan real como molesto. Los síntomas varían, pero para resumir las descripciones médicas con mi propia experiencia, diría que se describe mejor como una sensación molesta en las piernas que hace absolutamente imposible mantenerse quieto.

Correr un maratón a medianoche suena más relajante que estar tumbado en la cama. La irresistible necesidad de patear, estirarse y moverse es insoportable, y puede hacer que la gente dé vueltas en el colchón en busca de alguna posición mágica semicómoda.

No hay datos oficiales sobre la causa, pero los estudios muestran una fuerte conexión con las venas varicosas subyacentes (válvulas comprometidas), la neuropatía periférica (problemas en los nervios que envían señales entre el cerebro y la médula espinal) y la deficiencia de hierro en el cerebro.

Qué se puede hacer contra el SPI

Según lo que ha descubierto la ciencia, la nutrición es un elemento clave en el tratamiento del SPI. El hierro ha demostrado ser un fuerte aliado en la reducción del SPI, y puede ser responsable de que las piernas inquietas sean mucho más comunes en las mujeres (es decir, el embarazo y la menstruación).

Los electrolitos naturales calcio, potasio y magnesio son imprescindibles en la dieta debido al papel que los minerales tienen en la función muscular, siendo el magnesio quizás el más importante. Y debido a la conexión del SPI con las venas varicosas, es una buena idea conseguir que la circulación esté a la altura. El ejercicio, los estiramientos o el yoga, los masajes, los aceites esenciales que mejoran la circulación y el calor (como un baño caliente con sal de epsom rica en magnesio)

 

Traducido y adaptado de Sleepjunkies